Grandiosas Reflexiones Sobre El Verdadero Amor

r

El verdadero amor, siempre será uno de los objetivos en general, puesto que anhelamos alcanzar la felicidad, amar y ser amados, y que ello no se acabe. Según diversos líderes espirituales, el verdadero amor se trata de poder llevar en nuestro corazón y de manera sincera a nuestro prójimo, no importa las situaciones adversas o felices, ese sentimiento no cambiará, y no es nada difícil el cultivarlo.

Según Sai Baba y sus reflexiones sobre el verdadero amor, éste no espera recompensa. Y ese amor “puro, altruista”, no conoce de diferencias. Se centra en las buenas acciones, la paz y no violencia. Aquí un fragmento de “Eterno conductor” en 1985.

“El verdadero amor es la dulce fruta que crece de la flor de las buenas acciones. El amor gobierna sin el recurso de la espada, ata sin leyes. Sólo cuando tiene ese verdadero amor puede alguien ser llamado ser humano.”

Sai Baba

Jacinto Benavente, es un dramaturgo español de gran influencia hasta la actualidad, sobre todo entre los de su mismo género. Ha dejado muchas frases en el recuerdo y memoria de aquellas personas que siempre buscan sabiduría. Especialmente aquellos que se llenan de reflexiones sobre el verdadero amor.

Amar sin “exigir”, puesto que ello no se puede obligar a nadie, el amor debe surgir. Además cuando aquello puede percibirse como un amor no correspondido, tranquilamente nos retiramos y le brindamos mayor importancia a nuestra propia valía y autoestima. Su felicidad también es nuestra prioridad, aunque no sea a lado nuestro.

Jorge Bucay es un psicoterapeuta y dramaturgo argentino. Su impecable carrera lo ha destacado tanto en su país como en el extranjero. Más de una vez, se ha referido al amor verdadero, al que él indica como el sentimiento más puro y sincero y el deseo de ayudarse unos a otros.

“El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es.”

Jorge Bucay

Según La Biblia, el amor verdadero, se trata de simples acciones pero que tienen gran repercusión. Toma nota de ellas y recuérdalas siempre:

  • Escuchar sin interrumpir. (Proverbios 18:13)
  • Hablar sin acusar (Santiago 1:19)
  • Dar sin reserva (Proverbios 21:26)
  • Orar sin cesar (Colosenses 1:9)
  • Responder sin pelear (Proverbios 17:1)

Cuando nos centramos en el bienestar propio y en el de la otra persona, como términos de igualdad, entonces la vía de comunicación eliminará brechas que pudieran conducir a conflictos que muchas veces acaban mal. Se necesita tomar cartas en el asunto cuando parece que ello se torna por el lado equivocado, y entonces meditar en cuanto a nuestras propias actitudes y saber expresar nuestros sentimientos e ideas.

  • Compartir sin fingir (Efesios 4:15)
  • Estar alegre sin quejarse (Filipenses 2:14)
  • Confiar sin flaquear (1 Corintios 13:7)
  • Perdonar sin castigar (Colosenses 3:13)
  • Prometer sin olvidar (Proverbios 13:12)

Cuando nuestro corazón alberga un amor verdadero, nuestras palabras serán sinceras, aunque eso conlleve a un riesgo de poder ser traicionados o no correspondidos. Por ello, es importante estar en una constante comunicación y estar al tanto de lo que ocurre en la mente de cada uno. Es posible perdonar y ser felices aun en medio de las tormentas de la vida.

Finalmente, tratemos que el amor no se debilite. Pues de ello depende nuestra propia integridad emocional y también la compañía de los seres más cercanos. Asimismo, el sentido de la vida se centra en ello, para alcanzar mayor felicidad. Comparte estas reflexiones sobre el verdadero amor y tómalas en cuenta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *